La tecnología y la recuperación del empleo

La adopción de la tecnología en el campo laboral es algo que se ha acelerado considerablemente con el paso del tiempo, pero especialmente como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Esto, no solamente para el trabajo en sí mismo, sino también para poder mantener capacitaciones online y para generar distintas estrategias para mantenerse en actividad. Las características de esta adopción tecnológica se pueden observar especialmente en la sexta entrega de la serie El futuro del trabajo en América Latina, publicado por el BID.

Según datos desarrollados por el Observatorio Laboral Covid-19, los niveles de desempleo y de pobreza laboral en los países de América Latina y el Caribe han aumentado considerablemente. De hecho, si se toman los datos hasta septiembre del año 2020, podemos ver que se han perdido un total de 23 millones de empleos, lo que es el mayor número que se ha registrado en la historia de la región.

En este sentido, explica el BID que:

“Nuestro estudio muestra que el COVID-19 ha actuado como un catalizador de tres tipos de tecnología. En primer lugar, el confinamiento obligatorio ha venido acompañado de una gran demanda de aplicaciones para teletrabajar que permiten llevar a cabo reuniones virtuales y trabajar documentos en línea, entre muchas otras tareas. Las descargas de estas aplicaciones se multiplicaron 20 veces entre enero y marzo de este año, pasando de 750.000 descargas mensuales a 15 millones”.

La tecnología y el aprendizaje

Por otro lado, algo que es importante destacar es que son muchas las perdonas que han aprovechado la situación para poder continuar formándose y mejorando sus habilidades a través de distintas modalidades de estudio y aprendizaje online. Han crecido sustancialmente las descargas de aplicaciones destinadas particularmente a la capacitación a distancia. Según datos oficiales, estas han aumentado un 183% en marzo de 2020 si se compara con el mismo período del año anterior, previo a la pandemia.

Tecnología y crecimiento del empleo

Otro dato a considerar tiene que ver con el uso de las nuevas tecnologías para la generación de nuevos puestos de empleo en plena crisis de la pandemia. en este sentido, las plataformas de trabajo bajo demanda también han aumentado su uso y descarga. Se destacan las aplicaciones de servicios de entrega y mensajería a domicilio, como así también otras destinadas al trabajo a distancia.

Al respecto de los desafíos a enfrentar, explica el BID que:

“El gran reto hacia el futuro será hacer esta adopción tecnológica permanente y que no se genere mayor desigualdad en nuestros países. América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo, lo que nos ha hecho más vulnerables a la pandemia. En estas condiciones, la adopción tecnológica acelerada que se ha generado en los últimos meses posiblemente no incluirá a una buena parte de los trabajadores más desfavorecidos, por lo que se podrían incrementar las diferencias de ingreso. Para tratar de mitigarlo, nuestra publicación sugiere algunas medidas de política pública, incluyendo fomentar el acceso inclusivo a las oportunidades que brindan el teletrabajo y el aprendizaje en línea, lo cual requiere de una mejora en el acceso a las TIC y a herramientas que fomenten la alfabetización digital”.

Además de lo mencionado anteriormente, se ha destacado la necesidad de adecuar esquemas de aseguramiento social. Esto tiene por objetivo fundamental cubrir a las personas que trabajan en las plataformas ya citadas de trabajo a demanda. Ello, particularmente, debido a los riesgos mayores que enfrentan en lo que respecta a su salud y a sus condiciones de trabajo en calidad. Se requiere de mecanismos que permitan cubrir a estos trabajadores que, en general, ejercen su labor de manera precaria y sin protección estatal.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.